Ir al contenido principal

Carta del jefe Seattle a Franklin Pierce (1854)

El Gran Jefe Blanco de Wáshington nos envia el mensaje de que quiere comprar nuestras tierras. El Gran Jefe nos envia también palabras de amistad y de buena voluntad. Algo muy amable por su parte, pues sabemos que él no necesita de nuestra amistad. Sin embargo nosotros meditaremos su oferta, pues sabemos que si no vendemos vendrán seguramente hombres blancos armados y nos quitarán nuestras tierras. ¿pero cómo es posible compar o vender el cielo o el calor de la tierra?. No comprendemos estas ideas si no somos dueños de la frescura del aire ni del reflejo del agua. ¿Cómo podríamos comprarlos o venderlos?, pero tomaremos una decisión el gran jefe de Wáshington podrá confiar en lo que diga el jefe Seattle con tanta seguridad como la que pueda tener en el transcurrir de las estaciones del año. Mis palabras son como las estrellas, nunca tienen ocaso.

Cada partícula de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada brillante aguja de un pino, cada grano de arena de las playas, cada gota de rocío de los sombríos bosques, cada calvero, el zumbido de cada insecto, todos son sagrados en la memoria y en la experiencia de mi pueblo. La savia que asciende por los árboles lleva consigo el recuerdo de los pieles rojas.

Los muertos del hombre blanco olvidan su tierra donde nacieron cuando parten para vagar entre las estrellas. En cambio nuestros muertos no olvidan jamás esta tierra maravillosa, pues ella es nuestra madre. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas, el venado, el caballo, el gran águila, son nuestros hermanos. Las cumbres rocosas, los prados húmedos, el calor del cuerpo de los potros y de los hombres, todos somos de la misma familia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tanguillo del Golpe

Impresionante tanguillo sobre el 23-F. Es de Juan Palacios, que nos explicó aquí lo que hace ahora.
Aunque alguna gente piense que es de Pepe da Rosa por la forma de la canción, el autor es Juan Palacios.
¡Quietos todo el mundo, se sienten coño! ¡Al suelo, al suelo!

Música de tanguillo de Cádiz....

Aquellos guardias civiles que interrumpieron la votación
jodieron la investidura del jefe de la nación
secuestraron al gobierno la prensa y la oposición

Allí estaba Tejero vaya un pitote
con un tricornio negro
su traje verde y con sus bigotes

Se subió a la escalera
y les habló
"esténse todos quietos
ay, por favor"

Estaba la gente cagaíta de miedo
bajo sus escaños tiraos por el suelo
De repente el Guti se fue pal Tejero
ay coño que susto nos matan al viejo

Tejero como ya dije
sin moverse de su sitio
se puso a pegarle tiros al techo del hemiciclo

Suárez se queda quieto, Carrillo no mueve un dedo
y el pobre de Sagaseta rodilla en tierra rezando el credo
y hasta se empinan los rizos de la cabeza del Escure…

Mandinga - Besame (Official Video)