Ir al contenido principal

Entrada salvaje a Eduardo del Arsenal


El choque disputado en el estadio de St. Andrews entre el Birmingham City y el Arsenal vivió momentos de drama en su arranque con la grave lesión sufrida por el atacante brasileño Eduardo Da Silva en el tercer minuto.

No se ve en la foto, porque hasta la televisión dejó de repetir la jugada, ya que el hueso de Eduardo acabó por traspasar incluso la media del jugador

Una violenta entrada del jugador del City Martin Taylor sobre el tobillo izquierdo de Eduardo se saldó con la fractura de la pierna del delantero del Arsenal, nacionalizado croata, y quien se perderá con total seguridad la Eurocopa del 2008 este verano junto al combinado de Croacia.

La gravísima falta costó a Taylor una roja directa y el ingreso inmediato en un hospital londinense del jugador del Arsenal, quien fue llevado en camilla con visibles signos de dolor.

Cesc Fábregas, jugador catalán del Arsenal acabó llorando por las fuertes imágenes.

Comentarios

mingucho ha dicho que…
15000 partidos de suspención
Jorge ha dicho que…
Como mínimo...desde luego, que salvaje. En directo las imágenes fueron brutales.

Entradas populares de este blog

Tanguillo del Golpe

Impresionante tanguillo sobre el 23-F. Es de Juan Palacios, que nos explicó aquí lo que hace ahora.
Aunque alguna gente piense que es de Pepe da Rosa por la forma de la canción, el autor es Juan Palacios.
¡Quietos todo el mundo, se sienten coño! ¡Al suelo, al suelo!

Música de tanguillo de Cádiz....

Aquellos guardias civiles que interrumpieron la votación
jodieron la investidura del jefe de la nación
secuestraron al gobierno la prensa y la oposición

Allí estaba Tejero vaya un pitote
con un tricornio negro
su traje verde y con sus bigotes

Se subió a la escalera
y les habló
"esténse todos quietos
ay, por favor"

Estaba la gente cagaíta de miedo
bajo sus escaños tiraos por el suelo
De repente el Guti se fue pal Tejero
ay coño que susto nos matan al viejo

Tejero como ya dije
sin moverse de su sitio
se puso a pegarle tiros al techo del hemiciclo

Suárez se queda quieto, Carrillo no mueve un dedo
y el pobre de Sagaseta rodilla en tierra rezando el credo
y hasta se empinan los rizos de la cabeza del Escure…